Reflexiones

Tiempo de verano

Ahora que el tiempo es más tranquilo

o al menos diferente, enséñanos a estar contigo;

descansar en tu Palabra,

echarle un ojo, y un oído, a nuestra vida,

saborear la Eucaristía

y tender una mano de tiempo a los otros.

 

Ahora no hay excusas:

tu llamada susurra gritando desde dentro

tan llena de misericordia

y de retos.

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar