Profundizando SS.CC

Esconder para Anunciar (II)

Siguiendo con nuestro lema “Esconder para anunciar” de cara a adentrarnos en la figura de la Buena Madre, nos paramos en una dimensión más de su vida: la adoración. Un rasgo característico de la adoración de la Buena Madre fue la necesidad que tuvieron de esconder el Santísimo, de manera que en ningún momento pudiera descubrirse que rezaban, con el riesgo de ser sancionadas si esto salía a la luz.

Detenernos ante esta experiencia de la Buena Madre nos habla de cuidar lo importante, de no dejar que las circunstancias de nuestra vida nos alejen de Dios, de los ratos concretos ante Él, donde nos habla al corazón, donde nuestra vida se orienta y encuentra su descanso y su impulso. Que la Buena Madre acabara rezando en un salón-capilla donde el Santísimo quedaba escondido en la pared nos habla de la creatividad que nace cuando Dios toca el corazón, de la valentía, y de transformar las circunstancias cotidianas en lugar de encuentro con Él.

Sigamos dejando que la vida de la Buena Madre nos inspire estos días, para poder decir como ella “Todo por Dios”.

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar