Profundizando SS.CC

“Todo a Dios”

Hay una frase que la Buena Madre repetía constantemente: “Todo a Dios”, y algo del contenido que encierra se ilumina en estos días de fiestas de Navidad, contemplando a los pastores y a los protagonistas de la fiesta de esta noche: los reyes.

Ambos, pastores y reyes, se dirigen a adorar al niño, esto es lo que cantamos en los villancicos, lo que vemos en los belenes y lo que estamos llamados también nosotros a hacer. Ellos van a adorar a Jesús siguiendo las luces del cielo, igual que nosotros somos “iluminados” de diferentes formas para encontrarle, pero no van con las manos vacías: unos llevan ovejas, otros comida, otros oro, incienso, mirra… Y contemplando esta escena resuenan especiales estas palabras “¡todo a Dios!”: todo lo que tenemos que se transforme en regalo, en ofrenda, qué mas da si es oro o pañales, no nos atrevamos a juzgar qué es mejor o peor, porque no importa qué, lo central es ponernos delante de Dios y ofrecerle de lo que yo tengo, lo que yo soy.

Como la Buena Madre, sólo tendremos la libertad desmedida de entregar todo a Dios, cuando experimentemos que lo tenemos todo gracias a Él, porque Él es la entrega desmedida por cada uno de nosotros. Cada palabra que nos dirige, cada aliento, cada impulso cuando nos detenemos, cada sosiego en medio de las prisas… ése es el Dios-con-nosotros que no se cansa de ofrecerse, pequeño como un niño, pero grande como aquél que pueda convocar a tantos y tan distintos: pastores y reyes.

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar