Actividades Pastoral

ATP contado en primera persona

 

Pronto llegarán las próximas fechas para el encuentro ATP sobre la adoración, ¡esperamos contar con vosotros! Y para acercaros un poco más la experiencia os dejamos un testimonio del último encuentro, ¡¡muchas gracias!!

“He llegado a mi tercer encuentro ATP con la misma ilusión que a los anteriores y he vuelto igualmente renovada. El recuerdo de lo que había vivido junto con el tema propuesto, hizo que fuera con las expectativas muy altas y he de decir que se cumplieron con creces.

Mi primera sorpresa fue descubrir que íbamos a abordar la Eucaristía de una manera diferente, no centrándonos en la liturgia propiamente dicha sino en el sentido profundo del encuentro. Para ello, lo primero que hicimos fue en caer en la cuenta de cómo acudimos a la Eucaristía y cómo quiere Dios que lo hagamos. ¿Vamos alegres, en respuesta a la invitación que se nos hace para celebrar? ¿O por el contrario vamos pensando que tenemos que “cumplir” con nuestro Padre y es una de las maneras de hacerlo?

Reflexionamos juntos sobre la Eucaristía como momento de celebración, encuentro y banquete. Es un momento de relación personal con Dios, pero también un encuentro con otros creyentes que se acercan para compartir. Hay muchas cosas que nos distraen y nos apartan del verdadero sentido de la Eucaristía y a las que damos demasiada importancia (cuánto ruido hay, cómo es el sacerdote, cuánto durará, etc…), sin danos cuenta de la suerte que tenemos de poder acudir libremente al encuentro con nuestro Padre habiendo tantas personas a las que les resulta tremendamente difícil poder hacerlo.

También nos detuvimos en La Palabra como parte de nuestro diálogo con Dios, puesto que nos habla a cada uno en primera persona si tenemos el corazón abierto para recibirla, haciéndolo de manera diferente según el momento y la situación en la que nos encontremos.

Finalmente celebramos una Eucaristía muy especial a la que fuimos invitados uno por uno, llamándonos por nuestro nombre. Todos juntos en torno a una mesa preparada con mucho amor y en la que compartimos el pan y el vino, tal y como Jesús nos enseñó. Fue un momento precioso, lleno de significado.

Me resulta imposible resumir en unas pocas líneas lo que son las experiencias ATP, pues para explicarlo necesitaría varios folios…. Lo mejor es que si alguien tiene inquietud por profundizar en su Fe, se enganche a ésta experiencia y aproveche la oportunidad que brindan las Hermanas de la Congregación Sagrados Corazones.
Además de cuidar de lo espiritual favoreciendo momentos de reflexión personal y de oración, abren su casa para que uno se sienta como en familia. Cuando llegas a Salamanca no sabes qué te vas a encontrar, ni con quién compartirás la experiencia, pero desde el primer momento gracias al ambiente que se respira, se estrechan unos lazos que perduran más allá de los dos días que dura el encuentro y se viven momentos muy intensos de Fe, de comunidad y de alegría compartida que no se olvidan fácilmente.

¡Acabo de regresar y ya estoy deseando ir al siguiente encuentro!
Muchas gracias.

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar