Adviento

Construir sobre roca

casa“Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.”

Qué importante es que nuestros cimientos sean fuertes, porque no podemos evitar que caiga la lluvia, se desborden los ríos, soplen los vientos… Podemos enfadarnos o entristecernos ante las adversidades, pero éstas no dejan de ocurrir, muchas veces inesperadamente, sin preguntar, golpeando nuestra casa.

El Evangelio nos recuerda que edificar la casa sobre roca es aquello que hacemos cuando escuchamos la Palabra y la ponemos en práctica. La Palabra de Dios llevada a la vida nos sostiene, nos da raíz, nos agarra frente a los vientos tambaleantes. No nos ahorra las tempestades, pero es piedra segura que no se hunde.

Acerquémonos este Adviento a la Palabra, y llevémosla a nuestra vida, pongámosla en práctica. Si hoy Jesús habla, hablemos desde su mensaje; si mira, miremos con sus ojos; si escucha, acerquemos el oído a los que comparten con nosotros el día a día; si siente, dejemos que las circunstancias nos hagan sentir.

Él eligió sentir, prepara tus sentidos. #Adviento2015

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar