Reflexiones

Unidos

Un día más, desgraciadamente, nos encontramos con el terrorismo: con el dolor, las víctimas, la incomprensión, las preguntas, la solidaridad, las palabras, la rabia, la oración… Seguimos sin entender cómo es posible que el ser humano llegue hasta estos límites de deshumanización; nos lo podrán intentar explicar con razones de diferente índole, pero eso no podrá quitar la pregunta de nuestro corazón “¿cómo es posible?”. Una vez más nos sentimos impotentes ante el sinsentido, y también –por qué negarlo- una vez más nos golpea nuestra mediocridad al sentirnos conmovidos por una situación cercana, mientras que el terrorismo “lejano” resuena generalmente en nuestro corazón sólo a lo lejos. Pero que ni la deshumanización, ni la impotencia, ni la propia mediocridad, eliminen de nosotros la verdad más fuerte, que la mayor capacidad del ser humano es la de amar.

Unimos nuestra oración de hoy a todas las víctimas.

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar