Reflexiones

Pentecostés: viento interior

Algo que resuena dentro de nuestra casa, desde lo más interior de nosotros mismos y nos hace ponernos en marcha, ése es el Espíritu. El que nos da la fuerza, la alegría, la esperanza, la paz… El que quita todo miedo, y deja sólo el temor íntimo de perderle a Él como centro de la vida. El que nos da la palabra que le comunica y que nos hace entendernos entre nosotros. Ése que no se ve, que no es el Hijo ni el Padre, que no somos capaces de explicar, pero que está en toda nuestra vida llevándola a Dios y a los demás, especialmente a los más pequeños… Ése es el Espíritu.

FELIZ DÍA DE PENTECOSTÉS A TODOS

Te doy mi ternura acogela,
recíbela en ti.
Te doy mi alegría, acógela,
recíbela en ti.

Recibid mi Espíritu, mi Espíritu (2)

Te doy mi fortaleza, acógela,
recíbela en ti.
Te doy mi sabiduría, acógela,
recíbela en ti.

Recibid mi Espíritu, mi Espíritu (2)

Te doy mi consuelo, acógelo,
recíbelo en ti.
Te doy mi amor, te doy mi amor,
acógelo, recíbelo en ti.

Recibid mi Espíritu, mi Espíritu (2)

Te doy mi luz, te doy mi paz
acógelas, recíbelas en ti.

(Ain Karem)

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar