Actividades Pastoral

Canguro 2017

Canguro 1 ¡Dejándonos sorprender!

El foco principal de Canguro es un campamento para niños en riesgo de exclusión social situado en un colegio salmantino en el barrio de Pizarrales. Nosotros hemos sido los monitores de distintos grupos divididos según las edades que han ido realizando distintas actividades lúdicas, deportivas y artísticas. El campamento nos ocupaba toda la mañana y por la tarde hemos hecho, guiados por religiosos de la congregación, distintas dinámicas dedicadas a la reflexión.

Para nosotros, las dinámicas han sido la gran sorpresa que nos ha ayudado a adentrarnos en nosotros mismos y acercarnos a Dios. Durante los quince días de duración, la oración ha jugado un importante papel, ya que nos ha permitido tener a Dios presente en todos los momentos del día.

Canguro nos ha acercado a una realidad de la que normalmente no somos conscientes y con respecto a la cual podemos hacer más de lo que creemos. Hemos hecho nuevos amigos y hemos vivido experiencias inolvidables que han transformado nuestra forma de ver el mundo.
Pablo Rocamora y Elisa Anguiano.

Canguro 2
Ahora que el campo de trabajo de Canguro está terminando, queremos echar la vista atrás y queríamos agradecer por todas las vivencias que hemos tenido en estos últimos 15 días. Cada uno veníamos de diferentes sitios (unos de Sevilla, otros de Madrid, alguno de San Fernando), pero con un objetivo común que era dar lo mejor de nosotros para ayudar a los niños del barrio de Pizarrales.

Cada uno vinimos con nuestra propia “cruz o cuesta” que representa los miedos, problemas e inseguridades que tenemos cada uno y que tratamos de ocultar a los demás, pero que en las dinámicas de por la tarde era intentable enfrentarse a ellos.

A lo mejor no hemos estado el tiempo suficiente para poder abrirnos todos con todos, pero al menos en estos quince días hemos podido reflexionar lo suficiente para que cuando lleguemos a nuestras casas podamos mostrar a nuestro entorno una nueva mejorada versión de nosotros mismos.

Aunque a veces podamos pensar que la oración no sirve de nada, que “esto no va con nosotros” o nuestra parte racional nos frene, en esos momentos de debilidad hay que recordar que el trigo está en cada uno de nosotros sin excepción alguna, y que muchas veces en los momentos de desolación la ayuda se nos presenta en la sonrisa de un niño, la letra de una canción, los consejos de un amigo o en las palabras de un compañero.

Y ahí es cuando nos damos cuenta de que nunca estamos solos y que siempre hay alguien desde arriba que nos ayuda a llevar esa cruz a pesar de que a veces lo olvidemos.
Grupo de Canguro 2 

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar