Reflexiones

Compañeros de camino

Comienza un nuevo curso. Retomamos el día a día, la rutina que marca la mayor parte de nuestro tiempo: horarios, costumbres, hábitos… Volvemos a la vida cotidiana.

Aunque no tenga tan buena prensa como el tiempo estival, las vacaciones o las fiestas, lo cierto es que en el tiempo ordinario, en ese día a día, en lo cotidiano, es donde nos jugamos la existencia, nuestra respuesta personal a quiénes somos y cómo somos.

Mucho de nuestra identidad nos la devuelven los otros. Nos vamos reconociendo como personas en la medida en que nos relacionamos con los demás, pues es ahí, en mi modo de ser y estar con el otro, donde queda traslúcida la verdad de mi vida, mi verdad más honda.

Compañeros de camino”, el lema de nuestros colegios para este curso, expresa muy bien una manera de ser con el otro, con los otros, en sintonía con Jesús, Dios-con-nosotros, y puede ayudarnos a cuidar en este tiempo cotidiano que empezamos aquello que es en el fondo la esencia de nuestra vida.

¡Cuánto agradecemos el contar con personas que nos acompañan, que están ahí para celebrar con nosotros y sostenernos cuando más lo necesitamos! Buenos compañeros de camino que nos hacen mejores personas, que son capaces de ofrecernos una palabra de verdad, aunque nos duela, porque nos hace bien, que saben compartir nuestra alegría y llorar nuestros dolores permaneciendo a nuestro lado.

En este nuevo comienzo de curso, cuidemos a aquellos que reconocemos como buenos compañeros de camino, y hagámonos cada vez mejores compañeros de aquellos que comparten nuestro día a día. ¡Feliz curso!

forget-me-nots-2-1532837

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar