Reflexiones

Día de la mujer

Probablemente este sea un artículo más entre todos los que se publiquen hoy o durante esta semana acerca de la realidad de la mujer. Pero no es razón para no escribirlo. Seguramente muchos podrán pensar que justamente la Iglesia, a pesar de todas las mujeres que trabajan día a día en y por ella, es una de las instituciones más patriarcales que quedan en el mundo occidental, no vamos a negarlo, pero tampoco es una razón para no hablar. Y no hay motivos para dejar de decir algo hoy porque Jesús de Nazaret se preocupó, totalmente a contracorriente, de las mujeres de su tiempo, especialmente de las que más sufrían: las enfermas, las viudas, las rechazadas por las convenciones de su tiempo. Viendo la cantidad de mujeres que aparecen en los evangelios (literatura del siglo I escrita por hombres) es indudable que la figura de la mujer tuvo un papel significativo en la vida de Jesús.

Veinte siglos más tarde podemos decir que hemos evolucionado, pero no lo suficiente. Ni a nivel local ni a nivel global, y de ninguno de estos dos ámbitos podemos excluirnos, porque hoy vivimos en un mundo local y global. Así que estamos preocupadas, como pensamos que lo estaría Jesús también hoy, por tantas situaciones en las que la mujer sufre:

  • Estamos preocupadas porque se estima que el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física y/o sexual.
  • Estamos preocupadas porque la desigualdad en el trabajo sigue siendo patente, tanto a nivel salarial como a nivel de valoración social.
  • Estamos preocupadas por la cantidad de mujeres y niñas que son objeto de trata con fines de explotación sexual, víctimas de una sociedad en la que el consumo ha sobrepasado con creces los límites de la dignidad humana.
  • Estamos preocupadas por tantas niñas que no tienen acceso a la educación o que son forzadas a abandonarla para contraer matrimonio y encargarse de las labores familiares y domésticas.
  • Estamos preocupadas porque al menos 200 millones de mujeres y niñas que viven actualmente han sufrido la mutilación genital femenina en los 30 países donde existen datos de prevalencia representativos.
  • Estamos preocupadas porque millones de viudas en el mundo soportan extrema pobreza, aislamiento, violencia, falta de vivienda, enfermedades y discriminación en lo que respecta a la ley y las costumbres.
  • Estamos preocupadas porque, aun con todo esto que sabemos, nuestra sociedad -jóvenes y mayores- sigue ciega ante tantas situaciones de desigualdad, gestadas en una sociedad que sigue plagada -consciente o inconscientemente- de detalles machistas que fomentan la desigualdad y el abuso de poder.

Ojalá llegue el día -y trabajemos por ello- en el que podamos decir ante la mujer que vive cada una de estas situaciones, tal y como dijo Jesús en su día: “Mujer, quedas libre… vete en paz”

tanja-heffner-372751-unsplash

Datos sobre la situación de la mujer:

http://www.unwomen.org/es/what-we-do/ending-violence-against-women/facts-and-figures

http://www.un.org/es/events/widowsday/background.shtml

https://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/glotip/GLOTIP14_ExSum_spanish.pdf

 

 

Posts relacionados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar