Profundizando SS.CC Reflexiones

¡Feliz día de San Damián!

Hoy, 10 de mayo, toda la Congregación SSCC celebramos con alegría a nuestro hermano Damián. Pero no sólo es día de fiesta para los Sagrados Corazones. San Damián de Molokai es referente y motor para mucha más gente, en la Iglesia y fuera de ella. Y es que el Bien llama y lleva al bien, más allá de cualquier frontera física, conceptual o espiritual.

Hombre de Dios y para los demás, religioso y sacerdote que fue ahondando en su seguimiento a Jesús a la vez que fue ahondando en su entrega a los demás y en su abandono en manos de Dios.
Me impresiona su disponibilidad, su capacidad de trabajo, y para cualquier trabajo (además de sacerdote hizo de carpintero, de albañil, de gestor de hospital, de orfanato, organizó un coro musical…), su humanidad acompañando a los enfermos, especialmente a los moribundos, cuidando, consolando, acogiendo, haciéndose un leproso entre los leprosos, años antes de contraer la enfermedad. Pero sobre todo, me sobrecoge la fuente de esa energía y vitalidad, de ese amor gratuito capaz de dar tanto sin esperar nada a cambio: el encuentro cotidiano con Jesús en la eucaristía y la adoración.

«Sin el Santo Sacramento Sacramento, una presencia como la mía sería insostenible. Pero teniendo al Señor a mi lado, pues bien continúo estando feliz y contento, y con esta felicidad del corazón y la sonrisa en los labios, se trabaja con celo por el bien de mis pobres leprosos y poco a poco, sin demasiado brillo, se hace el bien«.

Gracias, hermano Damián, por tu humildad,
por tu manera de entregarte sin más a hacer el bien,
sin necesidad de brillo, con y como Jesús.
Gracias por mostrarnos con tu vida un ejemplo de santidad
que refleja el Amor de Dios encarnado en Jesús.
Gracias por tu Sí a Dios, en cada etapa de tu vida, hasta el final.

¡Feliz día de San Damián a todos! Que él nos acompañe en el hacer y ser de cada día y nos acerque al corazón del Buen Dios.

Posts relacionados