Porque apostamos por una fraternidad universal, que supera diferencias de edad, procedencia, mentalidad…

vivimos así sagrados corazones