Porque nos sentimos llamadas a interceder por nuestro mundo.

vivimos así sagrados corazones