Porque reconocemos el corazón como ese lugar misterioso en el que Dios habita y actúa.

vivimos así sagrados corazones